Porque defender a los animales

 

Los animales como nosotros, sienten y sufren. La única diferencia reside en que están incapacitados para denunciar  las injusticias y explotación  de que son objeto. De ahí que intentemos ser su voz. Si añadimos que la lucha por erradicar el sufrimiento y dolor, venga de donde venga, debería ser un fin  en sí mismo, el hecho de defender  a los animales cobra sentido. Sumemos a esto que  no hay un dolor para los animales y otro para las personas.

Es el mismo dolor y  tiene las mismas consecuencias, sea cual fuere la especie que lo experimenta, por lo que la  piedad y el respeto  deben aplicarse a toda criatura  viviente y no  sólo al género humano.  Su vida, por tanto,  no puede ni debe  depender de la compasión de unos pocos, como hasta ahora,  sino de la  justicia de todos.


“PROTEGER A LOS ANIMALES NOS HACE MÁS HUMANOS”

 

oso_encerrado